La Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención de capitales y de la financiación del terrorismo obliga a establecer unas medidas de control interno y tener un manual  de procedimientos adecuado para prevenir e impedir operaciones relacionadas con el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo, así como designar un representante ante el Servicio Ejecutivo de la Comisión a una persona que ejerza cargo de administración o dirección de la sociedad que será el responsable del cumplimiento de las obligaciones de información.

Estas medidas deberán ser objeto de examen anual por un experto externo. Sanjuan Asesores cuenta en su equipo con profesionales autorizados y reconocidos para actuar con la figura de experto externo.

El incumplimiento de esta ley contempla sanciones que oscilan entre 60.000 euros y 1.500.000 euros.