Levantarse por la mañana con toda la energía y querer cambiar el mundo no es suficiente para ser emprendedor. Tampoco basta con ser buen fontanero, buena ingeniera, buen abogado, buena hostelera…

Todo esto es importante y esencial, pero además de la motivación y el dominio del oficio, ¿cómo empezar como emprendedor y convertirte en empresario?

Juan José Hernández y su equipo asesoran a diario a emprendedores en Sanjuan Asesores, y ha conseguido hacer crecer a cientos de negocios de todos los sectores y dimensiones.

En este artículo y la entrevista que compartimos nos ofrece una serie de consejos concretos para tener éxito con un proyecto emprendedor, y pasar más allá de la servilleta y la idea genial de negocio.

Aquí tenéis la entrevista completa a Juan José Hernández, CEO de Tunuve.com, Las Cuentas que Cuentan y Sanjuan Asesores, realizada por Alejandro Guerrero, emprendedor y empresario, fundador de Resiliente Digital.

Como punto de partida, más allá de los tres puntos principales que veremos, Juanjo explica que no hay un traje que le quede bien a todo el mundo, sino que cada negocio necesita el suyo a medida. Con todo, para él hay principalmente tres bases que todo emprendedor debería tener claras.

  1. Tener unas bases de números

Si quieres montar un negocio, deberás tener claros muchos conceptos, para poder tomar toda una serie de decisiones y gestiones administrativas y de todo tipo. Esto supone dominar algunas bases sobre gestión de empresas, desde saber hacer un plan de negocio, hasta conocer lo básico sobre contabilidad.

Es fundamental contar con dichas bases para poder definir unos indicadores clave para tu negocio, como el retorno de la inversión, ingresos y gastos, flujos de caja y demás. Por ejemplo, ¿cuánto podré aguantar si no me va bien en el negocio? Hacer cálculos y previsiones en ese sentido marca totalmente la diferencia.

Tanto para el plan de marketing como para el plan del negocio en general, hacen falta números que permitan hacer estimaciones, analizar rendimientos y tomar decisiones estratégicas. Por ejemplo, si no sabes si constituir una sociedad o simplemente funcionar como autónomo, depende de si vas a contratar o no a personal, y también de si tienes los 3.000 euros mínimos requeridos para constituir una sociedad.

En Sanjuan Asesores tienen una academia online llamada Las Cuentas que Cuentan (basada en el concepto Profit First) que permite tener esas bases de números requeridas como empresarios, para poder dominar lo básico, sin distracciones en aspectos no esenciales para el negocio.

  1. Saber dirigir, liderar y gestionar equipos

El día en que decides emprender estás asumiendo la responsabilidad de convertirte en el capitán de un barco: serás el líder de una empresa y necesitarás tomar decisiones, delegar, gestionar a las personas a tu cargo y demás.

No sirve de nada que tengas una gran visión, conocimientos del negocio y talento, si tu equipo no tiene el nivel, o si no sabes sacar de ellos lo mejor, con motivación y un sistema de trabajo eficiente.

Hay 3 preguntas fundamentales de tu negocio que debes saber responder para emprender: qué, con qué y para quién.

  • ¿Qué hago? El producto o servicio que ofrezco.
  • ¿Con qué? Cómo vas a conseguir generarlo y venderlo.
  • ¿Para quién? Tu público objetivo, target o buyer persona.
  1. Automatizar procesos apoyándose en la tecnología

Por muy eficiente que seas y que consigas que sea tu equipo, tendrás un techo de crecimiento si no te apoyas en la tecnología. Gracias a programas de software especializados, puedes impulsar tu negocio en todos los aspectos, hasta el punto de que se vuelva en un crecimiento exponencial. De lo contrario, dependemos siempre de las horas-hombre.

Por ejemplo, con un programa de contabilidad como tunuve, consigues ahorrar hasta un 70% del tiempo. ¿Cómo? Haciendo que tu facturación se automatice, controlando los gastos de forma más eficiente y realizando diagnósticos constantes de la empresa con un dashboard integral, para tomar mejores decisiones.

Algunos consejos prácticos para convertirte en empresario

  • Asegúrate de poder aguantar el negocio al menos los próximos 2 o 3 próximos meses, aunque las cosas vayan mal.
  • Evita inyectar dinero personal en el capital de la empresa, pues esto supone problemas burocráticos, fiscales y con el banco.
  • La reina de la empresa es la caja: asegúrate de priorizarla y aprender a negociar con proveedores y clientes en este sentido.
  • Mantén siempre la auto-disciplina, pues justo por tener tu propio jefe, necesitarás tenerla.
  • Rodéate de personas en tu familia, amigos, trabajo… que tengan también motivación, inquietud y actitudes de emprendedores inconformistas.

Si bien todo esto son desafíos que tendrás que superar, y que permitirán dar el salto a emprendedor, y convertirte en empresario, no todo son dificultades y retos. El empresario tiene junto con todo ese esfuerzo una serie de recompensas.

Motivos para emprender con ilusión

  • La libertad: eres en gran medida mucho más dueño de tu tiempo y de tu vida, así como de tus finanzas, que trabajando a cuenta ajena.
  • Generar ideas, contarlas, compartirlas y hacerlas realidad: como emprendedor sientes que estás creando algo único, nuevo, que aporta valor.
  • La satisfacción: nada como vivir el reto y llegar al objetivo, con esa sensación de victoria fruto del trabajo y la pasión.

Con todo, no basta con grandes ideas y buenas intenciones. Muchos se quedan en la idea, y no basta con eso. Se necesita coraje, tiempo, trabajo, inversión y mucho más.

Como veréis escuchando a Juanjo, no hace falta irse a Silicon Valley para crear un negocio lucrativo, sostenible y que crezca de forma exponencial.

¡Mucha suerte, y a por el éxito!

Reserva una llamada con nosotros en Sanjuan Asesores, sin compromiso.