Entre las últimas medidas que las empresas deben implantar, se encuentra el Protocolo Antiacoso Laboral, obligatorio con la entrada del Real Decreto 901/2020, de 13 de octubre sobre planes de igualdad.

Se establece que «TODAS LAS EMPRESAS (…), deberán adoptar, previa negociación, medidas dirigidas a evitar cualquier tipo de discriminación laboral entre mujeres y hombres».

¿En qué consiste el protocolo de actuación?

El Protocolo Antiacoso es un plan contra el acoso laboral que contempla aquellas medidas que son necesarias para prevenir, evitar o eliminar cualquier tipo de acoso laboral en la empresa, sea este acoso por razón de sexo, acoso sexual o acoso moral.

Su objetivo es erradicar comportamientos nocivos que perjudican tanto a los trabajadores/as que los sufren como a la propia empresa, que es responsable del bienestar físico y psicológico de sus empleados

Este protocolo contra la violencia laboral, debe, además, incluir los mecanismos de denuncia y sanción de los acosadores, es decir, debe contener el procedimiento de actuación que se debe seguir ante una situación de acoso, informando a toda la plantilla de cómo deben actuar ante este escenario (tanto si son testigos como si son víctimas) y cómo deben denunciar.

 ¿Es obligatorio que las empresas dispongan de un Protocolo Antiacoso?

Sí, de acuerdo con las últimas disposiciones legales tener un protocolo de actuación frente al acoso laboral es una obligación para todas las empresas que tengan trabajadores por cuenta ajena, independientemente del número de trabajadores de su plantilla.

Además, cabe señalar que la Inspección de Trabajo está llevando a cabo más inspecciones para comprobar que las empresas cuentan con un protocolo contra el acoso laboral adecuado y de acuerdo con las exigencias de la normativa.

¿Cómo hacer un protocolo de acoso laboral?

Para poder implantar y poner en marcha el Protocolo Antiacoso obligatorio en tu empresa, ponte en contacto con tu asesor laboral que te informará de todos los pasos a seguir.

Nos vemos en los caminos.