Muchas veces mis clientes me dicen: 

🤔 “Cuando mis clientes paguen a tiempo, hago X” 

🤔 “Cuando el banco me deje dinero…” 

🤔 “Cuando consiga un buen equipo…” 

 

Y esos “cuando” se van haciendo eternos porque nunca se cumplen si no buscas aquello que está haciendo que no consigas tus objetivos.  

 

No deberías esperar a que ocurra algo que depende de los demás. Haz que dependa de ti. Toma las riendas de todo lo que ocurra en tu negocio para una mejora en la toma de decisiones. 

El presente actual es el momento ideal para plantearse: 

¿Qué quiero conseguir? 

¿De qué depende que lo consiga? 

Si ponemos el foco en qué nos impide conseguirlo y trabajamos en ello para cambiarlo, esos obstáculos traducidos en “cuando”, se convertirán en realidades.

 

Perdón, como me decía un amigo el otro día – “Juanjo, eso no son obstáculos, son excusas.” 

 

Y tiene toda la razón. Tenemos que llamar a las cosas por su nombre. 

¿Qué diferencia un obstáculo de una excusa? 🤔 

El obstáculo se genera de forma imprevista y te impide avanzar hasta que no lo solucionas. Por otro lado, la excusa es algo que decimos para no pasar a la acción. 

 

No me canso de repetirlo. 

 

El éxito de cada empresa empieza en la actitud. Y la actitud es clave para llevar las riendas de un negocio. 

Por eso, me gustaría que pensaras qué es lo que realmente frena tu empresa: ¿Un obstáculo o una excusa? 

Si la respuesta es la segunda. 

 

👉 Cambia de actitud y pasa a la acción. Esas EXCUSAS se convertirán en OBJETIVOS conseguidos. 

 

Nos vemos en los caminos.