Desde el pasado 31 de octubre de 2012, en determinadas obras de construcción y rehabilitación de edificaciones, así como en las de urbanización de terrenos, los contratistas o subcontratistas que participan en ellas no deben repercutir IVA en sus facturas. En estos casos es el empresario que las ha contratado quien debe autorrepercutirse dicho impuesto.

Esta novedad ha supuesto un gran revuelo en el sector de la construcción por la gran cantidad de dudas que plantea. Recientemente Hacienda ha publicado en su web una interesante y completa consulta que aclara muchos aspectos controvertidos y que, entre otra información, incluye un detalle exhaustivo de muchas de las actividades constructivas que se ven afectadas por esta nueva norma.

Pulsar aquí para acceder al contenido completo de esta consulta